“Nunca estarás tan ocupado como para no pensar en los demás.”

Madre Teresa de Calcuta

Una de las personas que más recetas me transmitió fue Elcira, la mamá de mi gran amiga Euge. Aun recuerdo ese viaje a Quemú Quemú, La Pampa, en el que me senté con ella un rato y tomé nota de distintas recetas pero sobre todo dulces. Luego, antes de irme me dio otras escritas por ella. Por muchos años fueron mis únicas recetas y pasé varias a mi mamá y hermanas. De hecho, pasó a ser nuestro hit familiar la que Elcira me enseñó como “Torta loca”. Elcira no sólo me enseña recetas sino también sobre telas, costura, de todo. Este verano volvimos después de mucho tiempo, tanto que ya volvimos con tres hijos y disfrutamos mucho… esta vez en lugar de cuadernito tenía mi tablet y pudimos intercambiar un poco de todo… aunque creo que siempre salgo ganando yo porque es poco y nada lo que yo puedo dejarle o trasmitirle. Obvio que además de disfrutar de tanta gente, amigos y paisajes únicos…

Hoy quiero compartirles una receta que uso muchísimo para eventos y para regalar: la receta de galletitas. No es una receta saludable o natural pero pueden ir reemplazando ingredientes si así lo quieren. Yo sigo haciéndola con los mismos ingredientes porque cuando vas a regalar creo que es mejor hacer lo que la otra persona está habituado a comer; lo mismo para los eventos: hacer un mix para que todos puedan comer lo de siempre o animarse a probar algo distinto. 

La receta la uso para Navidad haciéndolas de jengibre y canela, con formas y motivos navideños. También la he usado para regalar en el cumple de Guada en lugar de la típica bolsita: las hicimos juntas con colores y motivos de unicornio y las pusimos en latitas pintadas por ella (super económico, reutilizando y les quedaba la lata para lapicero). Podés regalarlas el día del maestro: a maestros especiales les hicimos lata decorada con partitura o algún motivo artístico y pusimos galletitas pero cortadas miniatura como bombones de colores fuertes. También la hacemos para los cumples en motivo caracol: que la receta original es otra pero podés hacerla con esta también y te evitás decoración o terminación. 

Uno de los últimos cumples tenía varias masas ya de colores distintos e hicimos “taller de cocina”: cada uno de mis hijos y sobrinos armó su rollo de galletitas caracol y al final del cumple se lo llevaron para hornear en su casa. Fue bastante trabajo y se necesita la colaboración de adultos pero la actividad me pareció brillante por varios motivos: los chicos se divierten mucho cocinando y es algo que no tiene edad ni género (todos pueden y de hecho alguno más grande ayudaba a los peques del grupo), al vivir en un departamento sin siquiera balcón es práctico y buen entretenimiento que sólo requiere la masa de galletitas y el envoltorio (un flim o bolsa), compartís el cumple con todos los niños que a veces cuesta y a mi me encanta vivirlo con ellos y para ellos; y se llevan algo rico hecho entre todos para comer en sus casas.

Varios motivos para no dejar de tener esta receta y que vuele la creatividad para su uso y modificación según necesidades y gustos.

INGREDIENTES

  • 300 gr manteca
  • 3 tazas Harina leudante
  • 2 huevos
  • 300 gr Azucar
  • Esencia de vainilla o cacao, coco, canela, el sabor que quieras darle. 

CLAVE

  • PLACA: con el tiempo me compré una placa que uso sólo para lo dulce y son grandes en tamaño pero bien bajitas y eso me permite ponerla en la heladera sin problema.
  • TIEMPO: anticipar porque podés hacerlas en un día pero es mejor que la masa descanse y tenga momentos de frío. Yo no tengo siempre espacio en el freezer pero está bueno hacer y dejar rollos en el freezer. Si lo hacen con sus hijos o niños los ayuda a entender los procesos y tiempos de la cocina;además de trabajar la paciencia (que cuesta horrores).
  • HELADERA: 1. Poner la masa en la heladera cuando la “estiraste” (solo con la mano) y pusiste una sobre otra; 2. Nuevamente heladera cuando ya tenés el rollo armado; 3. Un poco de heladera una vez que las cortaste y ubicaste en la placa (este es el único que podés evitar si la masa vez que no se ablandó mucho).
  • HORNEADO: yo siempre trato de dejar la parte final de horneado para hacerlo sola y tranquila porque cuando me ha fallado fue por falta de tiempo o caos en el ambiente y se hacen rápido. Las cocino a la mañana cuando nos despertamos o a la noche ya con todos dormidos o alguna tarde si estoy sola o todo está calmo. La masa opaca y borde dorado ya indica que hay que sacar y dejar enfriar para que tomen consistencia (se endurecen un poco).
  • REEMPLAZOS: podés sustituir la manteca por aceite y aceite de coco o manteca vegetal. También podés reemplazar el azúcar por mascabo y la harina por integral o de algún fruto seco. Tené en cuenta que si reemplazas la harina y el azúcar cambia la textura de la masa y su cocción. Si querés hacerla más sana sin que se note cambiaría el azúcar y la manteca que no lo sienten tanto los chicos.

PASO A PASO

1- Batir los huevos con el azúcar. A veces invierto el orden y hago huevos con azucar y luego la manteca (creo que no modifica).

2- Agregar la manteca y batir un poco más

3- Incorporar la harina tamizada y el sabor que quieras darle para mezclar todo formando una masa firme. Podrías tirar todo de una y sin siquiera tamizar (yo lo he hecho estando apurada) pero la masa queda con grumos.  

4- Opción Caracol: si la hacés caracol dividís la masa en dos partes iguales y podés darle color naturalmente (cacao y vainilla; o algún arándano o frambuesa) o con colorantes que tengas. Luego ubicás una de las masas estirando un poco con la mano tratando de formar un rectángulo y pongo la otra masa sobre esa tratando de que tenga tamaño similar. Llevo a heladera y cuando esté firme estiro bien cuidando de estirar ambas masas juntas. Cuando esté bien fina enrollo y llevo a heladera mínimo dos horas para poder cortar la masa estando dura.

Opción Común: podés darle color a tu masa o dejarla como está. Si no tenés tiempo ni ganas armás un rollo con la masa que cortarás en tres para que no te quede tan grande y llevás a heladera. Podés freezar si no vas a usar todo. El rollo te permite guardar fácil y cortar automáticamente al cocinarlas sin problemas y con un tamaño parejo.

Opción formas: podés darle color a la masa o dejarla natural. Estirás la masa y con los cortantes elegidos vas armando las galletas para luego ubicarlas en una placa enmantecada dejando espacio. Llevar a heladera. Si hacés formas sí es clave tenerlas en heladera porque permite que no pierdan su forma al hornear.

5- Sacar de heladera o freezer y cortar para llevar a una placa enmantecada o aceitada. Idealmente llevar nuevamente unos minutos a heladera pero si la masa no llegó a manipularse tanto ni ablandarse puede ir directo al horno.

6- Hornear a fuego medio hasta que las galletitas estén opacas y con los bordes levemente dorados. No les digo minutos porque varía según horno, tamaño y harina que usen. 

Compartí esto!